Il·lustració © Francesc de Diego

Cuando por lo que sea, tienes unas dificultades que te impiden hacer una vida normativa, sin que tengas que esforzarte mucho más que otra persona que ha tenido la suerte de no vivir ningún problema de salud mental; cuando por lo que sea consigues estar bien, trabajar, estudiar, tener familia, casa y/o coche, por decir algo, amigos/as, etc. Cuando esto ocurre y, sin embargo, sigue fallando “algo”, que no sabes cómo arreglar porque todo funciona… Pero no… Entonces es cuando la discriminación, injusta, reiterada, indescriptible, invisible a los ojos de algunos /es, estereotipada y estigmatizada… se hace aún más molesta.

Porque “funcionar bien” no lo es todo. Debido a que quizás no podemos estar al 100% siempre, como cualquier persona.

Además, a menudo también somos quienes no han invitado a la boda de… porque había que recortar; tampoco en el aniversario de la… porque no habían caído. ¡Ve por dónde…! ¿Te habías apuntado en el viaje del grupo? ¿Tú? ¿También vienes? Comentarios y más comentarios que desalientan a seguir pasando página de aquello y de eso otro, percepciones que no sabes seguro… pero acaban ahogando.

Por no decir que: “esta vez no, no te seleccionamos en el trabajo de…, porque buscamos otro perfil”. Vale, gracias. Gracias por hacerme la vida más y más difícil y ponerme a prueba. ¿Que si podré…? Mañana será otro día, sí. Pero no sé, no sé si tendré fuerzas. Soy resiliente, perseverante y no me rindo, pero…. ¿Aguantarme a mí?! Pes. ¿Y yo…? ¿Sabes lo que aguanto yo…?

Emma Montseny 

*La ilustración está incluida en el poemario Trazar el Vacío de Terra Ignota ediciones.

Comentarios: