Se habla mucho del estigma social y del autoestigma, de cómo la sociedad discrimina a las personas que tenemos un trastorno mental y de las propias barreras, las que uno mismo se crea.