Del temor a quedarme sola, a la soledad, inclusive venía a mí la idea de acabar encerrada en el psiquiátrico de por vida.