X

Miedo al cambio tecnológico

Ilustración © Jordi Serra

Esto que a continuación voy a reflexionar con vosotros son temores, son miedos, son cosas que viajan por mi mente y con temblores no asumo todavía mi aceptación. Porque creo que la tecnología puede ser un gran alivio y un gran avance para la evolución, pero también puede ser una manera de controlar identidades y aplacar la voluntad de los otros. Porque si deciden si manejar visionando, y si tienen el timón en sus manos de nuestras vidas, si saben dónde vamos, quiénes somos y lo que hacemos pueden ponernos trabas en los caminos, pueden ponernos baches para que caigamos y no destaquemos, y seamos la parte de la población engañada por tecnología de entretenimiento, y un esplendoroso morbo que va cogiendo cada vez más terreno.

No somos como otros países en los que los derechos brillan por su ausencia. Si, es verdad que falta mucho por conseguir, pero por lo menos hay cierta lucha y está consentida por los poderes y se van consiguiendo pequeños pasos.

Ahora se está proponiendo instalar una App de rastreo en los dispositivos móviles a cada ciudadano. Esto puede ser bueno… si está bien utilizado. Sería un sistema para ver si uno está contagiado o no lo está.

Pero actualmente ya estamos en una situación tecnológica en la que es posible saber ¿dónde estás en cada momento?, y controlar los colectivos, a las masas sociales en su movilidad. Por eso digo que esto puede ir en contra de los derechos de libertad individual. Y, no nos engañemos, en salud mental podría ser un futuro devastador para los derechos humanos, pues: ¿Quién nos dice que en un futuro no muy lejano nos controlan? Y nos etiquetan mucho más con ese código, decidiendo y sabiendo en cada lugar ¿Qué te ocurre? ¿Si tienes un diagnóstico o si eres libre? decidido por ellos, ¿Para transitar o para estar en un lugar u otro?

La vida no va a ser igual después de esta pandemia. La lejanía entre los seres humano nos cambiará. La separación de seguridad puede llevarnos al control de nuestras vidas, y así ser muñecos dirigidos por la tecnología, expuestos al castigo si no aceptamos. Si esto no acaba remitiendo y se encuentra una cura, una vacuna que nos devuelva a la senda de tener libertad, todo será como un enorme atolladero de las libertades, vamos, que la mayoría seremos vigilados y sometidos. Pero también el contacto entre los seres humanos que habitamos la tierra se verá afectado sin remedio, menos interactuar igual a más insensibilidad, sin abrazos ni amor físico el ser se congela y se queda sin emoción.

Porque estar más separados puede tener la consecuencia de que haya menos humanidad. Por eso digo: no somos un democracia totalitaria. Estamos luchando cada día porque se respeten mucho más los derechos y no acabemos estando tan controlados, que ya de igual nuestra opinión y nuestra libertad. Porque seremos controlados y totalmente sesgados por los poderes y la manipulación, que se hará más fuerte en cada paso que demos en nuestro diario cotidiano. Por esa razón hay que tener cautela con las medidas que se toman, porque puede ser lo contrario a ser libre y tener la capacidad y la voluntad del libre tránsito.

No podemos permitir que una enfermedad como la Covid 19 controle demasiado el poder ser libre y sentirse como uno más, sin tener etiquetas, códigos, o si eres loable para ser uno más en esta vida, que ya brilla por la ausencia del derecho de los demás en muchos paises ¡Por ello hay que tener mucho tiento con qué medidas se toman! Que no vayan en contra de los derechos y la honra de la vida, que no es igual si el control se descontrola y se hace norma sin medida.

Miguel Ángel Pérez Salcedo


Deixa el teu comentari

Leave a reply

Back to Top