Mi trastorno, el asociacionismo y la recuperación

Sí, mi primer diagnóstico llegó a los 13 años. Tengo 43. Fueron años de desconcierto, sufrimiento y vergüenza.